La presidenta del Cabildo, María Dolores Corujo, junto al chef Antonio Rodríguez y el consejero delegado de los Centros de Arte, Cultura y Turismo, Benjamín Perdomo

Las papas de Los Valles inauguran la serie de citas gastronómicas con el soporte de los Centros de Arte, Cultura y Turismo y el Cabildo de Lanzarote

Contó la presidenta del Cabildo de Lanzarote, María Dolores Corujo, que fue el chef Antonio Rodríguez -segundo de cocina del Hotel Costa Calero- quien le propuso poner en valor el producto Lanzarote a través de jornadas gastronómicas temáticas. Y no hizo falta mucho más. De inmediato, el consejero delegado de los Centros de Arte, Cultura y Turismo, Benjamín Perdomo, puso la eficaz maquinaria en marcha para dar forma a la iniciativa.

Así fue como este lunes, 22 de mayo, un producto tan modesto como la papa, pero que tratándose de la de Los Valles adquiere mayor relevancia, se convirtió en el eje alrededor del que giró un menú degustación en el restaurante del Museo Internacional del Castillo de San José, recomendado en la Guía Repsol.

Producto de Los Valles

En realidad, la papa y mucho más. Un escogido grupo de invitados, entre los que figuraban productores, empresarios y periodistas gastronómicos, respondieron a la llamada de la Asociación Gastronómica El Mortero y fueron testigos de la riqueza que emana de los enarenados del pequeño pueblo del norte de Lanzarote. El presidente de la Asociación de Papas de Los Valles, Noli Peraza, dio a conocer a los presentes el producto estrella: la papa. Red Cara, Galáctica, Tornado, Picasso y Cara. Las cinco variedades que más se cultivan en el fértil suelo de Los Valles.

Enyesques y menú degustación

Para abrir boca, el chef Antonio Rodríguez, junto a su equipo y al staff de cocina del Castillo de San José, prepararon las Papas arrugadas con mojos de la tierra, eligiendo las variedades Tornado, Cara y Picasso, Falsas torrijas de sardinitas, Pincho de pulpo en dos texturas, una original Carne fiesta en pimiento y la poco habitual presencia de la casquería: Pincho de riñones en salsa. Todo regado con Guiguán blanco y tinto.

El menú degustación , de seis pases, incluyó un Erizo relleno del campo de Los Valles sobre callao de papa Galáctica y filete de peje verde, unas Lentejas compuestas de Los Valles con papa Tornado y verduras (plato 100% con producto de Los Valles) y una Pupieta de cabrilla y boga sobre salsa de uva pequeña, papas Picasso, higos y mermelada de cebolla. Para limpiar el paladar se eligió un Sorbete de papaya de Los Valles, limón y espuma de naranja, antes de afrontar un Lingote de carne con flor de papas Red Cara, teja de queso ahumado, salsa de mango y mora. El punto dulce lo puso un Frangollo cocido con leche de cabra, bizcocho de aire y crema de manzana verde asada con helado de fresa.

La iniciativa de la asociación gastronómica se repetirá con otros productos del fecundo campo insular. Puede incluso que con los frutos del mar que nos rodea. Uno ya piensa en el tomate de Tinajo, la batata de Jable, las uvas de La Geria… y tantos otros productos que hacen de Lanzarote una tierra rica pese a la aspereza climatológica.